Un poco de historia

Un poco de historia

La joya siempre ha formado parte de la misma historia de la humanidad. Los primeros datos sobre joyería datan de la época del Paleolítico, es decir, de hace 2.5 millones de años. Las primeras joyas estaban hechas de materiales de fácil manipulación, puesto no disponían de herramientas para trabajarlas. Así, trozos de hueso, pequeñas conchas, marfil o dientes de animales cazados, adornaban sus cuerpos. Estas joyas mostraban también el estatus dentro de la tribu. Apareciendo a finales de esta época el Ámbar, en estado natural.

Posteriormente y ya en el Neolítico, descubren nuevos materiales como la Obsidiana, el Cuarzo, Jadeíta, Coral, Carey, y principalmente Oro, tan raro y escaso que solamente los usaban para joyas suntuosas como ornamento y distinción de los jefes de la tribu, muy apreciado por su ductilidad, color y brillo.  A medida que la creación de herramientas fue evolucionando, también lo hizo la complejidad de las joyas elaboradas que comienzan a incorporar los metales en los orígenes de la orfebrería.

La innovación de los diseños y la adaptación de la joyería estaba altamente ligada a la evolución de la vestimenta. Broches y pasadores formaban parte del adorno personal. Podemos distinguir tres grandes civilizaciones como el origen de la joyería: Egipto, India y China. A Egipto le debemos la metalurgia, la selección de gemas y el trabajo de los cristales que tiempo después llegaron a Europa a través del comercio y la conquista. A India le debemos la profunda conexión entre la vida y la religión. Y a China, le debemos un estilo único en la creación de joyas basado en la naturaleza y la mitología, un estilo que se extendió por todo oriente. Todas estas civilizaciones al igual que lo hacemos ahora asociaban ciertas joyas como talismán o poseedoras de poderes mágicos.

La historia de la joya es amplia y muy compleja, que han evolucionado y transformado multitud de formas de creación y diseño, pero que mantienen sus usos originales como expresión de cultura, religión, estilo e individualidad.

Sin comentarios

Responder